Novedades legislativas

El primer paso de la desconexión digital en la empresa

También, podrías estar interesado en

El primer paso de la desconexión digital en la empresa

  • 29/11/2018

Preparándonos para la desconexión digital

En nuestro último post sobre las novedades del Proyecto de Ley Orgánica de Protección de Datos Personales indicábamos que éste incorporaba entre otros aspectos que afectaban al ámbito laboral, el derecho a la desconexión digital. Pues bien, estando ya a la espera de que se publique la nueva LOPD en el Boletín Oficial del Estado, a continuación, reflexionamos sobre las implicaciones de este nuevo derecho.

 Francia implementó hace más de un año el derecho a la desconexión digital puesto que contaba con suficientes antecedentes jurisprudenciales y convencionales sobre trabajo a distancia y, además, con una normativa que regula los horarios diarios en los que es posible contactar a los tele-trabajadores.

Así, el Informe Mettling de marzo 2015, antecedente inmediato de la regulación del derecho a la “desconexión digital” francesa, puso sobre la mesa las distintas cuestiones que surgían con motivo del uso de herramientas digitales en la empresa, entre los que se encontraba la sobrecarga de trabajo y la falta de conciliación de vida personal. A través dicho informe, se hizo evidente que la desconexión, en muchos casos no dependía de una situación jerárquica, en la que un jefe contactara a subordinado fuera del horario de trabajo, sino también de las relaciones entre compañeros de trabajo.

 A la vista de lo anterior, la norma francesa que finalmente fue aprobada, además de obligar a las empresas a regular internamente el derecho a la desconexión digital, ya sea por vía convencional o por carta unilateral, exige también que haya formación suficiente para crear una cultura organizativa que fuera sensible ante el derecho a la desconexión.

 Una lectura de la nueva regulación del derecho a la “desconexión digital” que se encuentra actualmente en el artículo 88 del Título X del Proyecto de Ley Orgánica de Protección de Datos y Garantía de Derechos Digitales, permite observar que ésta coincide esencialmente con la regulación francesa. Sin embargo, no parte de los mismos antecedentes que el país vecino, de forma que su aplicabilidad requerirá bastante creatividad para las empresas privadas. 

En este sentido, en España, a diferencia de lo que ocurre en Francia, la negociación colectiva ha perdido en muchas ocasiones la oportunidad de incluir una regulación al respecto. Como muestra de ello, los convenios colectivos en su mayoría ni siquiera incluyen una mínima referencia a la LOPD o a políticas en materia de uso de medios digitales. 

 Por otra parte, el Informe Mettling, partía de que las empresas realizarían un diagnóstico interno que permitiera establecer las acciones pertinentes para favorecer la desconexión. La normativa española no contiene una sola referencia al diagnóstico, de forma que corremos el riesgo de que, para cumplir formalmente con las exigencias legales, se terminen copiando fórmulas que no son aplicables al caso concreto, puesto que el derecho a la desconexión por ley no conlleva automáticamente una solución al problema al no haberse establecido el contenido del mismo.

Para entendernos mejor, no existe una formula universal de desconexión digital, debido a que cada puesto de trabajo se enfrenta a retos distintos en el marco de la conciliación, es más, algunos puestos ni siquiera se ven afectados, de esta forma, tanto la definición del derecho a la desconexión digital, como la formación y las acciones de sensibilización, deberían partir de un diagnóstico que identificase los obstáculos a la conciliación en cada caso. Así, el primer paso para implantar las políticas de desconexión es asumir que, igual que ocurre con la prevención de riesgos laborales, tanto la problemática como las soluciones obedecen a cada puesto de trabajo.

Atendiendo a lo expuesto, basta mencionar brevemente que en Fieldfisher JAUSAS ya estamos trabajando para asistir a nuestros clientes ante las nuevas incógnitas que se presentan y pronto publicaremos una Newsletter dedicada específicamente a las políticas de desconexión.