Despido

Despido por hechos cometidos fuera del tiempo y del lugar de trabajo

También, podrías estar interesado en

Despido por hechos cometidos fuera del tiempo y del lugar de trabajo

  • 25/09/2018

Como regla general, el comportamiento privado de los trabajadores, el que tiene lugar fuera del lugar y de la jornada de trabajo, no es relevante a efectos del despido disciplinario por quedar dentro de la esfera privada y personal del trabajador.

No obstante, dicha regla debe ser matizada como consecuencia del respeto al mutuo deber que tienen empresa y trabajador de ajustar su comportamiento al principio de buena fe, a la obligación de comportarse respecto del otro con arreglo a la lealtad, honradez y al respeto a la confianza legítimamente depositada.

Y en este sentido, se han admitido desde siempre las consecuencias laborales de hechos acaecidos fuera del horario y lugar de trabajo como, por ejemplo, la posibilidad de despedir al trabajador en situación de incapacidad temporal si realiza actividades incompatibles o perjudiciales para su recuperación, o si realiza hechos constitutivos de competencia desleal.

Y en la siempre difícil concreción de la extensión y aplicabilidad de la buena fe, la Sala de lo Social del Tribunal Supremo ha establecido (sentencia de 21 de septiembre de 2017 en la que se declara la procedencia del despido disciplinario de una cajera de una cadena de supermercados que se apropia de productos de alimentación en otro supermercado de la misma empresa, distinto al que constituye su centro de trabajo) expresamente la posibilidad de que la empresa pueda adoptar las medidas disciplinarias oportunas a pesar de que el trabajador no se encuentre ni en tiempo ni en lugar de trabajo, lo que concluye tras razonar acerca de la buena fe que “ninguna duda cabe que el trabajador ha de cumplir escrupulosamente con ese deber en el lugar y horario de trabajo. Es igualmente indudable que esa obligación se mantiene, pero se relaja y flexibiliza enormemente, cuando no se encuentra en el lugar y horario de trabajo, sino que está en la esfera privada de su vida personal que tiene derecho a disfrutar de manera totalmente ajena a los intereses de su empresa. Pero esto no quiere decir que durante ese período disponga de bula absoluta para realizar actuaciones que vayan en perjuicio de la empresa, y que de haber sido efectuadas en horario de trabajo serían objeto de sanción”.

El razonamiento anterior lleva a nuestro Tribunal Supremo a afirmar que la apropiación de los productos enjuiciada viola la buena fe contractual puesto que constituye un acto ilícito contra los intereses de la empresa, acto que la trabajadora lleva a cabo de manera voluntaria y deliberada. Y porque existen motivos justificados para que la empresa pierda la confianza en una persona que se apropia indebidamente de la mercancía dispuesta para la venta.