Novedades legislativas

Novedades sobre la “garantía de los derechos digitales” de los trabajadores

También, podrías estar interesado en

Novedades sobre la “garantía de los derechos digitales” de los trabajadores

  • 10/10/2018

Tras meses sin tener modificaciones relevantes en el proyecto de Ley Orgánica de Protección de Datos Personales (en adelante, “LOPD”), nos encontramos con propuestas de modificación al proyecto que supondrían cambios relevantes que afectan al ámbito laboral, concretamente, una “garantía de los derechos digitales” de los trabajadores.

En este sentido, la entrada en vigor del Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos y por el que se deroga la Directiva 95/46/CE, tendría que haber venido acompañada de una nueva LOPD que adaptara nuestro ordenamiento a las novedades introducidas por el nuevo marco regulatorio.

A pesar de los meses de trabajo, el proyecto de LOPD no ha visto la luz y, por la información que revela el informe de 9 de octubre de 2018 del Congreso de los Diputados al respecto, parece que está siendo objeto de una intensa revisión como muestra de ello, la modificación del propio título de la ley, que pasaría a denominarse “Ley Orgánica de Protección de Datos personales y Garantía de los Derechos Digitales”.

Sin perjuicio de que el foco de este breve comentario es la denominada “garantía de los derechos digitales”, cabe destacar que el Anexo al Informe mediante el cual se proponen distintos cambios en el proyecto de LOPD, también supondría añadir una regulación más extensa respecto a los canales de denuncias internos (artículo 24 del nuevo proyecto de LOPD), cuestión íntimamente ligada al ámbito laboral.

En desarrollo de lo anterior, para explicar mejor las propuestas que han sido reveladas esta semana, cabe responder a las siguientes cuestiones:

¿Qué es la denominada “garantía de los derechos digitales” en el ámbito laboral?

 

El primer aspecto a destacar es que la “garantía de los derechos digitales” que afectarían al ámbito laboral se encontrarían en el nuevo Título X, que sería incorporado a raíz de la propuesta que se adjunta como Anexo antes mencionado. Pues bien, dicha garantía consistiría en el entorno laboral en:

  • Derecho a la intimidad y uso de dispositivos digitales en el ámbito laboral (nuevo artículo 87 del proyecto de LOPD):

Cuyas notas principales consistirían, por una parte, en la facultad de acceso del empleador a los dispositivos para controlar el cumplimiento de obligaciones laborales y garantizar la integridad de los dispositivos. Sin embargo, la propuesta establecería la obligación empresarial de establecer criterios de utilización de los dispositivos digitales, respetando estándares mínimos de intimidad para los trabajadores. Dichos criterios tendrían que ser pactados con los representantes de los trabajadores, si los hubiera, y, en todo caso, informados a los trabajadores.

  •  Derecho a la desconexión digital en el ámbito laboral (nuevo artículo 88 del Proyecto de LOPD):

A pesar de las altas expectativas que había generado este apartado, atendiendo al antecedente de la normativa francesa, la propuesta actual no acaba de definir en términos taxativos el ámbito de este derecho. Esto es, deja su concreción a la “naturaleza y objeto de la relación laboral”, sin perjuicio de que abogue porque se potencie la conciliación de la vida personal y familiar mediante la negociación colectiva o los acuerdos colectivos de empresa. Ahora bien, la propuesta pretende imponer la obligación empresarial de contar con políticas internas relativas al ejercicio del derecho a la desconexión digital. Por lo que, una vez más, tocaría desarrollar internamente el contenido del derecho y los límites que puedan llegar a resultar de aplicación, negociando con los representantes de los trabajadores, en su caso.

  • Derecho a la intimidad frente al uso de dispositivos de videovigilancia y de grabación de sonidos en el lugar de trabajo (nuevo artículo 89 del Proyecto de LOPD):

Desde la versión anterior del proyecto, ya contábamos con una regulación que permitía el uso de imágenes que hubieran captado actos ilícitos cometidos por trabajadores, incluso cuando la única información que se había dado a los trabajadores sobre la instalación de los sistemas de grabación se limitaba al distintivo de videocámaras de la Agencia Española de Protección de Datos. Por tanto, este apartado de la propuesta no supone un cambio sustancial. Pues bien, las novedades que se plantean en la propuesta actual se dirigen a resumir en un solo artículo las pautas que deberían guiar a los empleadores que prenden hacer uso de videocámaras en el entorno laboral. En primer lugar, destaca el deber de informar sobre el uso de videocámaras de forma expresa, clara y concisa a los trabajadores, prohibiendo en cualquier caso su utilización en los lugares destinados al descanso o esparcimiento de los trabajadores. Por último, la propuesta introduce también una regulación específica para la grabación de voz en el ámbito laboral, con el objetivo de restringir su uso a los supuestos en los que sea necesario para garantizar la “seguridad de las instalaciones, bienes y personas”.

¿Qué efectos prácticos podría tener?

 

La propuesta, que actualmente se encuentra en tramitación, presenta un redactado que, aunque puede suponer ligeras desviaciones respecto a los términos que ya nos ha proporcionado la jurisprudencia del Tribunal Supremo, no altera significativamente las pautas jurisprudenciales que estamos aplicando en la actualidad para medir la relación entre el control empresarial de la actividad y el derecho a la intimidad de los trabadores.

Sin perjuicio de ello, la propuesta pone su foco sobre las políticas internas de la empresa tanto en lo que respecta a los derechos de intimidad y conciliación, como a las facultades de limitación de los mismos.

Por tanto, y con independencia de que finalmente se consiga aprobar el proyecto con la “garantía de los derechos digitales” del ámbito laboral propuestas, la realidad es que la casuística relevante en el ámbito laboral aconseja que se establezcan políticas internas claras y transparentes sobre el uso de dispositivos informáticos, teletrabajo y conciliación, proporcionando la información relevante a los trabajadores y sus representantes, en su caso.